La solitaria isla

Pensaron que: llevándolo lejos lo callarían, pensaron que: dejándolo olvidado en un lugar lleno de fieras y animales venenosos pronto iría a morir, pensaron que: cerrando su boca nadie mas conocería de su fe, pensaron que: desterrándolo iba a ser la mejor manera de hacerlo perecer, pensaron que: llevándolo en una balsa y dejándolo abandonado en una isla jamás iban a saber de el. Y…

La carta del camionero

La Montaña Steamboat era un asesino y los camioneros que avanzaban por la carretera de Alaska le tenían un gran respeto. Sobre todo en el invierno, el camino quedaba inutilizado cubierto de nieve. Incontables camiones y camioneros se han perdido allí en los últimos años y muchos sueños se desvanecieron en sus laderas rocosas.

Hace muchos años, en un viaje por la carretera, me encontré con un accidente varios restos de un camión esparcidos hasta el acantilado. Aparqué mi equipo y se acercó al grupo de los camioneros que estaban viendo los restos del camión.