222222
Vida Cristiana

El predicador y el caballo.

Un predicador preparaba su mensaje al aire libre, tenía que exhortar la palabra y estaba muy nervioso… como no había gente en ese lugar decidió hacerlo hablándole a un caballo.

Sus palabras eran fuertes, ¡¡Arrepiéntete caballo!! le decía porque Dios te está llamando, y sólo aceptando a Jesucristo tendrás vida eterna. Continuó así por varios minutos, caballo a tí te hablo, ven hacia Jesucristo que tendrás la salvación.

Hasta que detrás de unos arbustos salió un hombre…. lloraba y le gritaba: ¡Sí!, ¡Sí! acepto a Jesucristo como mi único Salvador, pero ya no me sigas gritando. Ese hombre se llama Angel Caballo y predica el evangelio hoy.

Nosotros no debemos de tener miedo de hablar de Cristo, porque siempre habrá alguien que nos escuchará, y será la bendición para ambos.

Guardar

A CONTINUACIÓN DEJE SU COMENTARIO A ESTE ARTICULO