222222
Reflexiones

El día que Cristo asistió a la Iglesia

Hace algún tiempo que leí lo siguiente: Un sábado por la noche el pastor de una iglesia estaba preparando su sermón para el domingo por la mañana. El cansancio lo rindió y se quedó dormido. Soñó que estaba ya ante su auditorio predicando en el templo.

Cuando había leído la cita que le iba a servir de base para el sermón, notó que había entrado una persona nueva, su rostro revelaba cierta tristeza; sus ojos eran de una mirada dulce pero al mismo tiempo muy penetrante.

El auditorio estaba lleno, y el desconocido no encontraba asiento y nadie se movió a ofrecerle un lugar; al fin encontró un rinconcito y se sentó a oír la predicación; el predicador no pudo separar su vista de aquel oyente.

Cuando terminó el culto, se bajó prestamente del púlpito para ir a saludar al visitante; pero no lo alcanzó; preguntando si alguien lo conocía, y le dijeron: “Fue Cristo quien asistió a la iglesia”.

En esto despertó muy impresionado y se preguntó a sí mismo: Si Cristo viniera en persona a mi iglesia, ¿aprobaría lo que estoy haciendo y lo que hace mi congregación? Y desde ese momento se propuso ser más fiel obrero del Señor.

Queridos hermanos: ¿Estará Cristo en nuestra iglesia? Si nos mandara un mensaje ¿qué clase de mensaje sería?

A CONTINUACIÓN DEJE SU COMENTARIO A ESTE ARTICULO