Reflexiones

El mejor trabajador que he contratado

Trato de no ser parcial, pero yo tenía mis dudas sobre la contratación de Stevie. Su consejero de colocación me aseguró que iba a ser un buen ayudante de camarero y confiable. Pero yo nunca había tenido un empleado con discapacidad mental y no estaba seguro si quería uno. Yo no estaba segura de cómo iban a reaccionar mis clientes a Stevie. Era bajo, un poco rechoncho con las características faciales de Síndrome de Down.

Yo no estaba preocupado por la mayor parte de mis clientes que eran camioneros, porque los camioneros en general, no importa quién les sirva, siempre y cuando el plato de pastel de carne fuera buena y los pasteles hechos en casa. Los conductores autos eran los que me preocupaban, estudiantes universitarios que viajan a la escuela, los snobs  que secretamente limpiaban sus cubiertos con sus servilletas por miedo a coger un temido “germen de parada de camiones”, las parejas de hombres de negocios de camisa blanca que piensan que todas las camareras de paradas de camiones deben coquetearles. Sabía que esa gente se sentiría incómoda alrededor de Stevie, por lo que lo miraba muy de cerca en las primeras semanas.

No debería haberme preocupado. Después de la primera semana, Stevie tenía mi personal alrededor de su dedo meñique, y en un mes mis asiduos camioneros lo habían adoptado como su mascota oficial.

Después de eso, realmente no me importaba lo que el resto de los clientes pensaban de él. Era  un joven de 21 años de edad, en vaqueros y zapatillas Nike, deseoso de reírse y deseoso de complacer, pero feroz en su atención a sus funciones. Cada salero y la pimienta estaban exactamente en su lugar. Ni una miga de pan o un derrame el café era visible cuando Stevie estaba en el lugar.

Nuestro único problema fue convencerle a que esperara para limpiar una mesa hasta que los clientes se hayan ido. Él se sitúaba en el fondo, cambiando su peso de un pie al otro, explorando el comedor hasta que la mesa estaba vacía. Entonces se escabullía a la mesa vacía y colocaba cuidadosamente los platos y vasos de autobús en la cesta y meticulosamente limpiaba la mesa con un florecimiento de su práctico trapo. Si pensó que un cliente estaba viendo, la frente se arruga con la concentración añadida.

Con el tiempo, nos enteramos de que vivía con su madre, una viuda que fue desahuciada después de repetidas cirugías para el cáncer. Ellos vivían de sus beneficios del Seguro Social en materia de vivienda pública a dos kilómetros de la parada de camiones. Su trabajador social, que se detuvo a ver cómo estaba cada cierto tiempo, admitió que había quedado al margen. El dinero era escaso, y lo que le pagaban era poco paa que ellos vivan  juntos y Stevie debía ser enviado a un hogar. Es por eso que el restaurante era un lugar sombrío el pasado agosto por la mañana, la primera mañana en tres años que Stevie faltado al trabajo.

Fue en la Clínica Mayo en Rochester a conseguir una nueva válvula o algo puesto en su corazón. Su trabajador social dice que las personas con Síndrome de Down a menudo tenían problemas de corazón a una edad temprana por lo que no fue inesperada, y había una buena probabilidad de que a través de la cirugía quedara en buenas condiciones y estar de vuelta en el trabajo en unos pocos meses.

Una oleada de emoción corrió a través del personal después de esa mañana, cuando llegó la noticia de que estaba fuera de la cirugía, en recuperación, y recuperándose muy bien.

Franny, la jefa de las camareras, dejó escapar un grito guerra e hizo un pequeño baile en el pasillo cuando escuchó la buena noticia. Belle, uno de nuestros clientes camioneros regulares, miró a los ojos de la abuela de 50 años de edad un baile de victoria junto a su mesa. Franny se sonrojó, se alisó el delantal y le disparó Belle timbre una mirada fulminante.

Él sonrió. “Está bien, Franny, ¿qué fue todo eso?” le preguntó. “Nos acabamos de enterar de que Stevie se encuentra fuera de la cirugía y va a estar bien.”

“Me preguntaba dónde estaba. Tengo una nueva broma para contarle. ¿Cuál fue la cirugía de esto?” Franny rápidamente le dijo a Belle y a los otros dos conductores sobre la cirugía de Stevie, luego Franny suspiró: “Sí, estoy contento de que va a estar bien”, dijo. “Pero no sé cómo él y su mamá se van a manejar con todas las cuentas. Por lo que escuché, apenas les alcanza para vivir”.

Belle también asintió pensativo, y Frannie se apresuró a ebuscar el resto de su pedido. Como yo no había tenido tiempo de reunir a un ayudante de camarero para reemplazar Stevie y realmente no quería que lo sustituya, las chicas estaba haciendo muchas labores, hasta que ese día decidimos qué hacer.

Después de la hora punta de la mañana, Frannie entró en mi oficina. Tenía un par de servilletas de papel en la mano y una mirada divertida en su rostro.

“¿Qué pasa?” Le pregunté.

“Estuve en esa mesa donde Belle y sus amigos estaban sentados, Pony Pete y Volquete, cuando volví a limpiar”, dijo. “Encontré esta servilleta que fue doblada y metida en una taza de café.” Me entregó la servilleta, y tres billetes de $ 20 cayeron sobre mi escritorio cuando lo abrí. En el exterior, en letras grandes, en negrita, se imprimió “Algo para Stevie.”

“Pony Pete me pidió que le contara lo que pasaba”, dijo, “así que le dije acerca de Stevie y su mamá y todo, y Pete miró a Tony y Tony miró a Pedro, y terminaron por darme esto.” Ella me dio otra servilleta de papel que había “Algo para Stevie” garabateadas en su exterior. Dos billetes de $ 50 fueron metidos en sus pliegues.

Franny me miró con ojos húmedos y brillantes, sacudió la cabeza y dijo simplemente: “Camioneros”

Eso fue hace tres meses. Hoy es Día de Acción de Gracias, el primer día que Stevie, se supone, viene a trabajar. Su consejero de la colocación dijo que ha estado contando los días hasta que el médico dijo que podía trabajar, y no le importaba en absoluto que se trataba de un día de fiesta. Llamó 10 veces en la última semana, asegurándose de que si sabía que iba a venir, temeroso de que se habían olvidado de él o que su trabajo estaba en peligro. Me las arreglé para tener a su madre con él cuando vuelva a trabajar, se reunieron en el estacionamiento y los invité a ambos para celebrar su día de vuelta.

Stevie estaba más delgado y pálido, pero no podía dejar de sonreír mientras empujaba a través de las puertas y se dirigió a la habitación del fondo donde el delantal y el carro transporte escolar estaban esperando.

“Espera ahí, Stevie, no tan rápido”, le dije. Me llevé a él y a su madre tomados del brazo. “El trabajo puede esperar un minuto. Hicimos algo para celebrar tu vuelta, desayuno para tí y tu madre!” Yo les conduje hacia una cabina de la esquina grande en la parte trasera de la sala.

Podía sentir y escuchar el resto del personal que seguían detrás de nosotros por el comedor. Mirando por encima de mi hombro, vi en la cabina a los camioneros sonriendo y unirse a la procesión. Nos detuvimos frente a la gran mesa. Su superficie estaba cubierta de tazas de café, platos y comida, todos sentados ligeramente torcida en docenas de servilletas de papel doblados.

“Lo primero que tienes que hacer, Stevie, es limpiar este desastre”, le dije. Traté de sonar con voz de orden. Stevie me miró, y luego a su madre, a continuación, sacó una de las servilletas que decía “algo de Stevie” impresa en el exterior. Como él lo recogió, dos billetes de $ 10 cayó sobre la mesa.

Stevie se quedó mirando el dinero, entonces en todas las servilletas asoma desde debajo de la mesa, cada uno con su nombre impreso o garabateado en él. Me volví hacia su madre.

“Hay más de $ 10,000 en efectivo y los cheques en esa tabla, todos los camioneros y las compañías de camiones que escuchó acerca de sus problemas.” Feliz Acción de Gracias. ”

Bueno, había mucho ruido en ese momento, con todo el mundo gritando y gritando, y hubo algunas lágrimas, también. Pero usted sabe lo que es divertido? Mientras todos los demás estaban ocupados dándose la mano y abrazándose unos a otros, Stevie, con una sonrisa grande, grande en su rostro, estaba ocupado de despejar todas las tazas y los platos de la mesa.

El mejor trabajador que he contratado.
Fuente: Godslittleacre
traducido por www.poderypaz.com

A CONTINUACIÓN DEJE SU COMENTARIO A ESTE ARTICULO