Vida Cristiana

Lo de adentro es mejor

La vida es un regalo muy valioso, algo que solamente conociendo al dador de la misma podremos comprender, vivirla a su servicio es lo mejor que a un ser humano le puede pasar pues impresionante es dar la vida por aquel que la dio por nosotros. A pesar de problemas, incomodidades y decepciones en esta vida, solo él puede librarnos.

En una comunidad poco habitada existía una niño muy apasionado por probar cosas nuevas, cada cosa que sus amigos le contaban él siempre lo quería realizar, y nunca se quedaba con las ganas, fuera lo que fuera, sus amigos se burlaban de él porque había ocasiones que él incluso hacia cosas que no debía con tal de copiar a los demás. Cierto día sus amigos le contaron acerca de una paleta  que era puramente  dulce  y con un inigualable sabor, decían que sus papilas gustativas iban a volar con tan solo probarlo, lamentablemente este niño no sabía que ese dulce  no existía por lo que se esmeró en buscar el dulce por todas las tiendas de la comunidad, como era de esperarse, no lo encontró, lo único que consiguió fue un dulce de extraño parecer con cubierta de chile, seguido de gran picante, por ultimo con algo extraño al centro de la paleta.

Cuando él lo probo hizo varios gestos, ¡sus amigos se rieron de él!, pero él siguió comiendo la paleta, llego a la parte de gran picante, uff!,¡ realizo un gesto muy feo!, se carcajeaban sus amigos, inmediatamente, se encontró con algo que le cambio por completo el gesto, el mal sabor de boca que le había dejado la paleta, se encontró con una pulpa extremadamente dulce, y pensar que sus amigos decían que eso no existía, él lo encontró, en ese momento el niño entendió que había valido la pena pasar por esos fuertes picantes para terminar con una hermosa y deliciosa pulpa de puro dulce.

¡Es verdad!, existen problemas, ¿Quién no tiene problemas?…Reflejemos lo siguiente y medite: Los picantes que el relato  refiere son los problemas del cual uno es presente pero en la biblia dice “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13). Muy adentro existe un deliciosa pulpa de dulce, esta es la dicha de disfrutar de la dadiva de Dios que es en Cristo Jesús, la vida eterna, no hay que ahogarnos en una corcholata de agua más bien pongamos la mirada en las cosas del Señor, pongamos la mirada en Cristo que es nuestro fuerte, nuestro castillo, nuestro defensor, que no decaigan los ánimos cuando exista problemas, pues Dios sabe lo que necesitamos más que nosotros mismos.

Pero si alguno padece como Cristiano no se avergüence sino glorifique a Dios por ello (1ª Pedro 4:16).

Enviado por Iván Sánchez Cervantes

A CONTINUACIÓN DEJE SU COMENTARIO A ESTE ARTICULO