Vida Cristiana

¡De la gloria al infierno!

“Los peligros de la inestabilidad emocional en la vida cristiana”
Pasaje bíblico: 1 Reyes 18:20-46

Elías ha hecho descender fuego del cielo el cual consumió el holocausto, agua y hasta la tierra, demostrando con esto que ¡Jehová es  el verdadero Dios de Israel y del Mundo¡ El rey Acab y los sacerdotes de Baal quedaron avergonzados, de hecho Elías dio muerte a más de  cuatrocientos  profetas y sacerdotes del ídolo  e Israel está dispuesto a reconocer a Jehová como Dios único y verdadero. Elías  asume una actitud   que  es determinante   para conseguir un segundo milagro ese mismo día, veamos la actitud asumida por el profeta Elías para hacer descender la lluvia:

I.- UNA ACTITUD EJEMPLAR
Se humilla ante el Señor (vr. 42 b). Elías nunca sintió que era innecesario el humillarse ante el Señor por haber hecho descender fuego del cielo hace poco tiempo, por ser un hombre de Dios, Él sintió que de todas maneras tenía que ser humilde ante el Señor. Jehová  es Dios, Elías sólo un instrumento.

Debemos ser humildes ante el Señor sin importar todos los milagros que Dios ha realizado en nuestra vida.
Elías ora para respaldar su fe (vrs. 41 y 42 b ). Él sabía   que la lluvia iba a descender sobre Israel  (18.1). Pero ora al Señor para que cumpla su palabra, la oración para Elías sigue siendo un medio de bendición. Todo cristiano debe orar para confirmar la fe que tiene en el Todopoderoso.

Es paciente en su oración (vr. 43). Sabe esperar en la respuesta de Dios, nunca se desesperó, no se llenó de incredulidad, siempre estuvo postrado  en oración: ¡Eso es paciencia!

Persiste en la oración (vr.43). Mandó hasta en siete ocasiones a su criado mirar hacia el mar, lo intenta una y otra vez. La paciencia es aguantar, la perseverancia es avanzar. Hay ocasiones que requerimos ser persistentes una y otra vez hasta lograr  el objetivo: ¡La respuesta Divina!

Se prepara para recibir la respuesta divina ( vr..44 y  46) ¡Una pequeña nube es la gran señal para el profeta! Dejó de orar y se encaminó a Jezreel,  allí estaba la respuesta del Señor a su oración. Debemos poseer capacidad para saber exactamente que la respuesta del Señor ya llegó.

Elías mantiene clara la perspectiva ministerial No confunde el medio con el fin. El  objetivo divino es hacer llover sobre Israel, no hacer descender fuego  del cielo. Debemos ser capaces de discernir lo que es la voluntad absoluta de Dios, uno tiene que saber aceptar la voluntad permisiva de  Dios.

II.- UNA ACTITUD NO EJEMPLAR
Sin embargo, a pesar de esos dos milagros realizados el mismo día en su vida  ministerio, el profeta recibió malas noticias de parte de la reina Jezabel las cuales  lo hundieron en una profunda depresión al grado que deseaba morirse: ¡La reina lo amenazó con matarlo! Elías, el profeta que celebró con gozo y alegría el descenso del fuego y la lluvia ahora está sumido en el desaliento. El profeta que estuvo lleno de júbilo por la respuesta de Dios ahora quiere morirse de pavor.
Muchas ocasiones los cristianos actuamos igual que Elías, cuando tenemos la respuesta de Dios a nuestras oraciones estamos que no cabemos de felicidad, pero cuando las malas noticias llegan a nuestra vida, queremos morirnos o al menos, estamos sumidos en una profunda depresión.

III.- CONSEJOS QUE NOS PERMITIRÁN NUNCA CAER EN DEPRESIÓN y/o salir cuanto antes de ella (1 Reyes 19:1-18):
Nunca te compares con nadie (19:4 c). Elías descubrió que no era mejor que sus antepasados lo cual lo orilló a vivir esa terrible experiencia de querer morirse. Recuerda, siempre hay personas que son mejores que tú y también, debes tener presente, Dios tiene un plan personal y específico para cada quien.

No te sientas el único (10,14,). Elías llegó a pensar que era el único hombre fiel a Jehová en todo Israel y que por tanto Dios se iba a quedar sin profeta sí él moría en manos de Jezabeel.
No olvides nunca, que hay miles y millones de personas que aman y siguen a Cristo día a día y aunque no expresan su amor por Él igual que tú, pero son fieles a Dios.

Aprende a descansar (vr. 5, 6,9). Dos veces se quedó profundamente dormido. Poco puedes impresionar a Dios con vivir una vida de arriba abajo; al Señor no le sorprende que te levantes muy temprano y acudas a descansar hasta muy tarde; él quiere que cuides ese cuerpo que te dio para que vivas en él.

Aliméntate bien (8).  Las malpasadas, los ayunos y una mala alimentación llegan a producir o facilitar la depresión en la persona. Recuerda, Dios ya no te responde por medio de tus sacrificios, él te da respuesta basado en la fe que tienes en Cristo.

No te alejes del lugar donde Dios te ha colocado (vr.3).Elías tenía que ministrar en Israel y no en Judá. Los problemas y dificultades nunca deben alejarte de tu iglesia local, más bien, participa con más dedicación y responsabilidad en todas sus actividades.

Aprende a diferenciar el poder de Dios de la presencia del Señor (vrs.11 y 12).El viento, el terremoto y el fuego  al igual que la lluvia no mostraban la presencia de Dios, el silbo apacible y delicado era una contundente prueba de la presencia del Todopoderoso. ¿Qué es lo que más buscas el ruido y todo aquello que impresiona o el silbo suave y delicado que indican que Dios está presente?

Conclusión:
Aprendemos de Elías el hecho de saber que Dios es más importante para nosotros que todo lo que Él puede hacer. Es su presencia en nuestra vida lo más valioso. De poco nos sirve el ver manifestaciones del poder de Dios sí a Él no le permitimos otorgarnos paz, seguridad y confianza en los momentos más difíciles de nuestra vida.

Enviado por Hermilo Rojo Venegas

A CONTINUACIÓN DEJE SU COMENTARIO A ESTE ARTICULO