Reflexiones

Encontrando la bendición

Y los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunaban; y vinieron, y le dijeron: ¿Por qué los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunan, y tus discípulos no ayunan? Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas ayunar mientras está con ellos el esposo? Entre tanto que tienen consigo al esposo, no pueden ayunar. Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces en aquellos días ayunarán. Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; de otra manera, el mismo remiendo nuevo tira de lo viejo, y se hace peor la rotura. Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo rompe los odres, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar. Marcos 2:18-22

El problema: Envidia. “¿Por qué los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunan, y tus discípulos no ayunan?”

Otra manera de decirlo es, ¿por qué, nosotros hacemos esto y ellos no? ¿Por qué nosotros no tenemos lo mismo que ellos? ¿Qué los hace diferentes a ellos que a nosotros?

Son preguntas que seguramente la mayoría hemos pensado, ¿por qué el tiene más o por qué el tiene menos trabajo que yo?

La respuesta: Debido a Uds. mismos

Jesús se percata que en realidad no le están preguntando acerca del ayuno, inmediatamente se de cuenta de la envidia, ¿por qué nosotros si y ellos no? ¿Por qué ellos si experimenten esa bendición y nosotros no? Jesús les contesta: no se preocupen por el ayuno cuando el “novio”(es decir Jesús mismo) ya no este, ellos ayunaran como Uds lo hacen. Les esta diciendo: “miren, si el problema es el ayuno, no se preocupen, cuando yo no este, ellos ayunaran”. Jesús les quiere hace ver que la raíz de su malestar es causado por ellos mismos, ¿cómo quieren recibir vino nuevo en odres viejos?  Sin embargo Jesús les quiere enseñar cómo encontrar la bendición que ellos están reclamando, por lo menos yo encuentro dos cosas:

1.-Intégrate a la Fiesta (La boda)
. “¿Acaso pueden los que están de bodas ayunar mientras está con ellos el esposo?”

Definitivamente estar con Dios es estar en una fiesta, llena de alegría y amor, entre otras muchas cosas. Todos estamos invitados, bueno los únicos que no son bienvenidos son los que no quieren ir, y eso porque no quieren, porque si quisieran serían bienvenidos, a La fiesta del Señor; La fiesta del encuentro de Dios con la humanidad,  como Él dice: a las Bodas. Si estas en las bodas es decir en la fiesta, por supuesto recibirás la bendición que quieres. Estas invitado. “Entre tanto que tienen consigo al esposo, no pueden ayunar”

2.-Amoldarnos a Jesús. “Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; de otra manera, el mismo remiendo nuevo tira de lo viejo, y se hace peor la rotura”

Esta comparación del vestido viejo y del vestido nuevo, al igual que la comparación del odre viejo con vino nuevo, tienen que ver con amoldarnos. Incluso si vas a una boda y vez a los novios contentos, pues nos ponemos contentos, pero si vemos a los novios tristes o uno de ellos no llego, también nos ponemos tristes. No hay duda tiene que ver con amoldarnos. Para amoldarnos necesitamos de un molde y ese molde es Jesús, debemos amoldarnos a como piensa Jesús, amoldarnos a Su amor, a Su misericordia, a Su perdón, a Sus enseñazas.

Si queremos bendición en nuestra vida hay que integrarnos y amoldarnos, ya que “nadie echa vino nuevo en odres viejos…”

Enviado por Alejandro Cunillé

A CONTINUACIÓN DEJE SU COMENTARIO A ESTE ARTICULO