Reflexiones

La muñeca y la rosa blanca

Me apresuré a la tienda para comprar algunos regalos de última hora de Navidad. Miré a todas las personas y me comencé a quejar. Me gustaría estar aquí para siempre y yo tenía mucho que hacer. La Navidad estaba comenzando a ser una lata. Yo deseaba sólo dormir un poco durante la Navidad. Pero me apresuré lo mejor que pude a través de todas las personas al departamento de juguetes.

Una vez que fui al pasillo murmuré a mi mismo  los precios de todos estos juguetes y me pregunté si los nietos jugarían con ellos. Me encontré en el pasillo de muñecas. Por el rabillo del ojo vi a un niño de 5 años sosteniendo una muñeca preciosa. Le tocaba el pelo y la abrazó con tanta suavidad. Yo no podía moverme. Yo seguía mirando por encima en el niño y pensando para que quería la muñeca.

Vi a su vez a una mujer y la llamó, era su tía y le dijo: “¿Está segura de que no tengo suficiente dinero?” Ella respondió con impaciencia: “Sabes que no tienes suficiente dinero para ello”. Su tía le dijo al niño que no vaya a ninguna parte, que tenía que ir a buscar algunas otras cosas, y que regresaría en pocos minutos. Y entonces salió de la nave. El chico siguió manteniendo la muñeca.

Después de un rato, le pregunté al muchacho por la muñeca. Él dijo: “Es la muñeca que mi hermana deseaba tanto para la Navidad. Ella sólo sabía que Santa Claus se la traería.” Le dije que quizás Santa Claus se lo iba a traer. El dijo: “No, Santa no puede ir adonde está mi hermana. Tengo que darle la muñeca a mi Mamá para que se la lleve.”

Le pregunté dónde estaba su hermanita. Me miró con ojos llenos de tristeza y dijo: “Ella se había ido para estar con Jesús. Mi papá dice que mamá se va a tener que ir con ella.” Mi corazón casi dejó de latir.

Entonces el niño me miró de nuevo y dijo: “Le dije a mi papá que le dijera a mi mamá que no se vaya todavía. Que le diga que me espere hasta que yo regresara de la tienda.” Luego me preguntó si quería ver su fotografía. Le dije que me encantaría. Sacó unas fotos que había sacado en la parte delantera de la tienda. Él dijo: “Quiero que mi mamá tenga esto con ella para que nunca me olvide. Amo a mi mamá y me gustaría que no tuviera que dejarme, pero papá dice que ella tendrá que estar con mi hermana.

Vi que el niño había bajado la cabeza y se puso muy callado. Mientras él no miraba, metí la mano en mi bolso y saqué un puñado de billetes. Le pregunté al niño, “Vamos a contar ese dinero una vez más” Se puso muy contento y dijo: “Sí, yo solo sé que tiene que ser suficiente”. Metí mi dinero entre el suyo y empezamos a contar.

Por supuesto que era suficiente para la muñeca. Suavemente dijo “Gracias Jesús por darme suficiente dinero.” Entonces el muchacho dijo: “Yo le pedí a Jesús que me diera suficiente dinero para comprar esta muñeca, para que mamá se la pueda dar a mi hermana, y oyó mi oración. Quería pedirle suficiente para comprarle a mi mamá una rosa blanca, y él me dio lo suficiente para comprar la muñeca y la rosa para mi Mamá. A ella le encanta las rosas blancas mucho, mucho. ”

En pocos minutos la tía regresó y yo mi carrito seguí mi camino. Yo no podía dejar de pensar en el niño mientras terminaba de hacer mis compras en un espíritu totalmente diferente que cuando había empezado. Estaba recordando una historia que había leído en el periódico unos días antes sobre un conductor ebrio que golpeó un carro, matando a una niña y la mamá estaba en estado grave. La familia estaba tratando de decidir si quitarle la vida artificial. Ahora seguramente este niño no pertenecía a esa historia.

Dos días después, leí en el periódico donde la familia había decidido desconectar la vida artificial y la joven había muerto. No podía olvidar al pequeño y seguí preguntándome si los dos estaban conectados de alguna manera. Más tarde ese día, no pude evitarlo y me salí y compré unas rosas blancas y los llevé a la funeraria en donde estaba la joven.

Y allí estaba puesta una linda rosa blanca, la hermosa muñeca y la foto del niño en la tienda. Me fui de allí llorando, mi vida cambió para siempre. El amor que ese niño tenía para su hermanita y su madre era sobresaliente.

Y en una fracción de segundo un conductor ebrio había roto la vida de ese niño en pedazos.

Fuente: godslittleacre.net