Vida Cristiana

Las manos del Maestro

Deseando fomentar el progreso de su hijo joven en el piano, una madre llevó al niño pequeño a un concierto de Paderewski. Después de sentarse, la madre vio a un amigo en la audiencia y caminó por el pasillo para saludarlo. Aprovechando la oportunidad de explorar las maravillas de la sala de conciertos, el niño se levantó y,se fue a  explorar a través de una puerta que decía: “PROHIBIDA LA ENTRADA”.

Cuando las luces se apagaron y el concierto estaba a punto de comenzar, la madre regresó a su asiento y descubrió que su hijo había desaparecido. De repente, las cortinas se abrieron y los focos se centraron en el centro del  escenario. Horrorizada, la madre vio a su hijo sentado al piano inocentemente, tocando las “Twinkle, Twinkle Little Star”. En ese momento, el gran maestro hizo su entrada, rápidamente fue al piano y susurró al oído del niño, “No pares, sigue jugando.”

A continuación, inclinado hacia adelante, Paderewski extendió su mano izquierda y empezó a llenar la parte del bajo. Pronto su mano derecha alrededor al otro lado del niño y agregó un obligatio en ejecución. Juntos, el viejo maestro y el joven aprendiz transformaron una situación embarazosa en una experiencia maravillosamente creativa. El público estaba fascinado.

Esa es la forma en que Dios está con nosotros. Lo que podemos conseguir por cuenta propia es apenas digno de mención. Hacemos lo mejor, pero los resultados no son exactamente la música graciosamente fluida. Pero con la mano del Maestro, el trabajo de nuestra vida puede ser realmente hermosa. La próxima vez que decidas a realizar grandes hazañas, escuchar con atención. Usted puede oír la voz del Maestro, susurrando en su oído, “No pares, sigue jugando.” Siente sus brazos amorosos a tu alrededor. Sepa que las manos fuertes están jugando el concierto de tu vida.

– AUTOR DESCONOCIDO –
Fuente: Godslittleacre

Traducido por www.poderypaz.com