Familia

Una madre de 4 brazos.

padresRecuerdo, como si fuera hoy, los primeros años felices en nuestro hogar. Habíamos experimentado la alegría y la dicha del recibimiento del primer fruto: una hermosa niñita.

Le celebramos su primer añito de vida con una fiestita y la clásica piñata.
Pero ya venía en camino el segundo retoñito.

Al nacer nuestra segunda hijita, llegó nuevamente mi madre para ayudarme con la recién nacida y con su hermanita de 14 meses de edad.

Cierto día las dos niñas estaban mojadas y molestas, y mi marido comentó:
“En momentos como estos, pienso que Dios debió dar a las madres cuatro brazos, pues verdaderamente el cuidado de los bebés es problemático.”

Mi madre le respondió, sonriendo: “Se los dio. Sólo que dos de ellos los tiene el padre”