222222
Temas Valóricos

Querida Mamita.

Estoy ahora en el cielo, sentada en el regazo de Cristo. El me ama y llora conmigo porque me han destrozado el corazón. ¡Quería ser yo tu niña! Todavía no comprendo lo que ha pasado.
Desde el primer momento en que me di cuenta de que existía, de que era un ser humano, me sentí muy feliz. Residía en un lugar obscuro, pero muy cómodo. Notaba que ya tenía deditos en mis manitas y en mis pies.

Estaba bien adelantada en mi desarrollo aunque todavía no estaba lista para salir de mi habitación. Empleaba la mayor parte del tiempo pensando y durmiendo. Aún desde los primeros días de mi existencia se me desarrolló un tremendo apego por ti, mamita.

A veces, cuando te oía llorar, lloraba contigo. Otras veces gritabas y luego te ponías a llorar. Oía cuando mi papaíto contestaba gritándote enfadado. Esto me ponía muy triste pero esperaba que todo pasara pronto. A veces me preguntaba por qué llorabas con frecuencia.

En una ocasión lloraste todo el día. ¡Cómo padecí yo contigo! No podía imaginar siquiera la causa de tanta infelicidad. Ese mismo día ocurrió algo terrible. Un monstruo feroz se introdujo en mi habitación donde descansaba calentita y cómoda.

Sentí pánico y comencé a gritar desesperadamente, pero mis gritos no eran escuchados. Imagino que te tenían amarrada porque no hiciste el menor esfuerzo por socorrerme. Tal vez fue que nunca oíste la voz de mi desesperación.

El monstruo se me iba acercando más y más y yo con alaridos de horror te decía: ¡”Mami, Mami, socórreme por favor! ¡Mamaíta ayúdame!” ¡Estaba tan sobrecogida de terror! Grité y grité hasta más no poder. Entonces el monstruo comenzó a desprenderme los bracitos. ¡Cuánto me dolían!

Sentía un dolor tan fuerte que nunca lo podré describir. Le rogué que me dejara, pero ni caso me hizo. Grité y grité horrorizada cuando me arrancó una pierna. Aunque el dolor era muy intenso me dí cuenta de que me estaba muriendo. Me torturaba pensar que nunca ibas a ver mi carita y que nunca te oiría decirme: “Te amo”.

Yo quería secar tus lágrimas y que no lloraras más. ¡Había hecho tantos planes para hacerte feliz, mamita! Era imposible, todos mis sueños se me habían evaporado. Aunque estaba horrorizada y muy dolorida, mi quebrantado corazón era mi mayor dolor. ¡Cuánto deseaba yo ser tu hijita! Pero, ya no podía ser, me estaba muriendo por una muerte horripilante. Sólo podía imaginar las terribles cosas que te estaban haciendo.

Antes de que me tiraran a la basura quería decirte: “Te amo mamaíta”; pero no sabía cómo hacértelo entender. De todos modos no hubiera tenido aliento para pronunciarlas pues estaba ya muerta.

Entonces sentí que me elevaba. Un poderoso ángel me llevó en sus brazos a un lugar hermoso; lloraba todavía, aunque ya mi dolor había desaparecido. El ángel me llevó donde Jesús y me depositó en sus brazos. Jesús me dijo que me amaba y que era mi Padre, esto me hizo inmensamente feliz. Le pregunté al Señor qué era aquello que me había ocasionado la muerte y El me contestó suavemente: “El aborto, lo siento hija mía, sé lo que has pasado”.

Yo no sé lo que quiere decir esa palabra aborto, pero imagino que es el nombre del monstruo que me tronchó la vida. Ahora te escribo mamita, para decirte que te amo… y para decirte: “¡Cuántos deseos tenía de ser tu hijita!”. Hice todo lo imposible por sobrevivir, quería vivir. Tenía voluntad de vivir. Pero era todavía muy pequeña y el monstruo era demasiado fuerte para mí. Me succionó desprendiéndome los brazos y las piernas, y luego se tragó el resto de mi cuerpecito. En tales circunstancias era imposible sobrevivir, pero quería dejarte saber que traté y traté de quedarme contigo, pues yo no quería irme.

Mamita, también quiero decirte que te cuides mucho de ese monstruo, el aborto. Te amo y no quisiera que pasaras por el sufrimiento que pasé yo. Por favor mamita, cuídate mucho.

9 Comments

  • Lo unico que puedo decir es que Dios NO aprueba el aborto….
    Pero si Perdona y es el mejor de los consoladores… ¡¡Dios les bendiga!!

  • no entiendo a las mujeres que deciden el aborto pues hay tantas mujeres que darian su vida por un hijo. espero que dios llegue a su corazon.

  • No entiedo alas mujeres que desiden aborta para mi que no tiene perdo.Sea por que la haga echo el bebito no tenia la culpa de nada el no te pidio que lo ingendraras para despues matarlo ubieses pensado las cosa bien antes de actuar para abortar no hay ninguna escuda que dios te perdone y cuidate para que no salgas embarazada por que el que abortad una vez aborta 2 y 3 no importad proteje para que no tengas hijos si no quieres que dios te bendiga

  • Realmente no entiendo alas mujeres que abortan.Tu sabes cuantas mujere desearian tener un hijo dar lo que fuera y tu tubibiste la oportunidad de ser madre y no la probechas te si no qu7erias tener hiji lo mejo que hasia era cuidarte para no salis enbarasa sea lo que sea y lo que te hayga ocurrido el bebe no tiene la culpa el no te pidio que lo que lo trajeras al mundo.Lo que te paso ni lo es pasado en carne propia pero como te digo el bebe no tenia la culpa de nda.Te peldiste su primera mirada su primer llanto y te perdiste sus primeros paso hasta te pediste que te dijera mama teamo mucho espero que Dios te perdone y que algun Dia buerba hacer madre y que lo puedas tener para que bes lo hermoso que es.Cuidate mucho y que Dios te bandiga.

  • sinceramente no apruevo el aborto, pero en un momento de desesperacion nosotros como seres humanos actuamos de manera impulsiva y generalmente sin pensar el las consecuencias de nuestros actos en un futuro… un hijo te cambia la vida por completo y de manera positiva el nos ayuda a olvidar y superar todas las cosas malas a las cuales astamos expuestos cotidianamente… pero desgraciadamente eso no lo piensan las mujeres entes de abortar y muchomenos los hambres padre de los fetos los que no se hacen cargo de su responsabilidad… la cual inicia desde el momento en el que empieza una relacion de dos parejas….

    PD: “Reflexiona antes de actuar, por que lo que haces ahora se refleja en el futuro” att: Saira Mendoza Arista

  • hubiese querido que alguien me hubiese dicho que no cometiera ese error lo cierto es que nada me detuvo y ahora no logro perdonarme y mi sufrimiento es cada dia mas grande por eso ahora estoy convencida que el quitar a un ser la oportunidad de vivir es la peor descision que puedes tomar si piensas hacerlo PRIMERO PIENSA QUE ES UN SER VALIOSO QUE PUEDE DARTE EL AMOR QUE TE FALTA AMALO QUIERELO Y DARLE LA OPORTUNIDAD DE VIVIR…