Revoluciona tu mundo
Publicado en Vida Cristiana el 2 octubre 2012 - Tiempo de lectura 1'58 minutos

(13)Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve insípida, ¿cómo recobrará su sabor? Ya no sirve para nada, sino para que la gente la deseche y la pisotee. (14) Ustedes son la luz del mundo. Una ciudad en lo alto de una colina no puede esconderse. (15) Ni se enciende una lámpara para cubrirla con un cajón. Por el contrario, se pone en la repisa para que alumbre a todos los que están en la casa. (16) Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes y alaben al Padre que está en el cielo.

LA REVOLUCION DE LA SAL
Cómo sería la vida sin sal? El mar sin sal, las palomitas sin sal, papás fritas sin sal, pepinos sin sal, cualquier fruta sin sal. Sin sal, la vida no tendría sabor. Sería insípida. Así es el mundo sin Dios, sin sabor. Nosotros somos la sal del mundo, podemos decir que nosotros, por la gracia de Dios, le damos sabor al mundo porque les presentamos a Dios. Otra característica de la sal, además de dar sabor, es que es un excelente generador de apetito, es decir nos dan ganas de comer. Por eso no podemos dejar de comer palomitas o papas. A que no puedes comer sólo una, dice un anuncio de Sabritas. Así como la sal, nuestra vida debe de hacer que a las personas les dé hambre de Dios. Revolucionemos al mundo: Echémosle la sal.

SEAMOS SAL EN ESTE MUNDO INSIPIDO

LA REVOLUCION DE LA LUZ

Imaginen un cuarto totalmente oscuro, con una persona adentro. Está tan oscuro que no puede ver ni siquiera la palma de su mano. De pronto, una luz se ve a lo lejos, ¿qué creen que haría esa persona? ¿Se quedaría donde está o avanzaría hacia la luz? Sin duda iniciaría su camino rumbo la luz. Cuando se enciende una luz, en donde sea, sin duda empieza una revolución en contra de la oscuridad. Eso somos nosotros, lucecitas en medio de la oscuridad. Somos revolucionarios en un mundo gris. Sin embargo nuestra luz no es propia, somos como la luna, no brillamos por nosotros mismos, es Cristo la luz el mundo. ¿Cómo funciona esto? ¿Cómo le hacemos para brillar? ¿Nos prendemos fuego? ¿Debemos traer con nosotros siempre una lámpara? Por supuesto que no.

Lo que nos hace brillar son nuestras obras. Hagan brillar su luz delante de todos, para que ellos puedan ver las buenas obras de ustedes… Seamos luz, pero Dios nos libre de apuntar hacia nosotros mismos, nuestra luz siempre debe, como un faro que apunta a puerto seguro, apuntar hacia nuestro Salvador. Por eso continúa el pasaje dice que brillemos para que alaben al Padre que está en el cielo.

ILUMINEMOS A ESTE MUNDO GRIS

Enviado por Alejandro Cunillé Fuentes


Compartir
Compartir
Publicado el 2 octubre 2012 en la categoría Vida Cristiana con los tags . Actualmente No hay Comentarios.
Síguenos en:
|

     
Algunas de Nuestras Categorías
Estas son las últimas publicaciones de PoderyPaz.com
Acerca de Nosotros
PoderyPaz.com es un portal dedicado a publicar las mejores reflexiones cristianas especialmente para tí. Deseamos que cada día siga creciendo con tu ayuda.