El valiente cantero.
Publicado en Vida Cristiana el 15 abril 2009 - Tiempo de lectura 2'41 minutos

canteroCon cánticos de alegría salieron los canteros una mañana para empezar sus trabajos en la cantera cerca de Bristol, población importante en el Oeste de Inglaterra. Era el 31 de Marzo de 1868.

Aquí, unos están barriendo la dura roca caliza con barras de acero. Allí otros están midiendo con sumo cuidado los granos de la pólvora para las cargas; más allá un grupo considerable se ocupa de remover los escombros y la tierra del escenario de operaciones de ayer.

Pasa debajo de la cantera la línea de ferrocarriles entre Londres y Bristol y de vez en cuando corre un ten por el pedazo de línea descubierta entre dos túneles.

Ya están listos varios mineros y se encienden varias mechas al mismo tiempo se apresuran los hombres y muchachos a buscar los rincones y lugares libres de peligro, y pronto tres o cuatro detonaciones tuertísimas proclaman que las minas han producido su efecto esperado.

Entre la compañía había un obrero llamado Juan Chiddy. Su oficio era quitar la piedra desalojada por la voladura, y llevarla donde estaban los vagones del ferrocarril. Al hacer esto se removió una gran masa de roca que empezó a rodar y no paro hasta que Regó a la vía férrea y quedó precisamente sobre los raíles mismos.

Detúvose de terror el corazón de Juan, al ver que estaba interceptada la línea, y si no se quitaba aquella roca serían-sacrificadas centenares de vidas. Se descolgó rápidamente por la pendiente abajo con su palanca de mano, pero en aquel mismo momento pudo apreciarse el silbido de un tren que estaba en uno de los túneles. Tal vez sería ya tarde, porque era el expreso de Londres y tardaría sólo algunos segundos en atravesar el túnel. Tuvo Juan que tomar una decisión y esto con gran prisa. Hubo de decidirse con dejar estrellar el tren con toda su carga de seres humanos, o arrojarse a una muerte segura procurando quitar la roca de la vía. ¿Cuál iba a ser su decisión?

Con sumo cuidado observó el maquinista del expreso los signos, según volaba su tren. Ya se acerca a Bristol y al fin del viaje. Todo estaba expedito al entrar en el túnel, y el tren penetró haciendo retumbar las paredes de su estrecha prisión; ahora empieza a esclarecer y la luz del final del túnel empieza a ser vista por el maquinista, cada vez más clara; más allá se ven líneas de los raíles, que se acercan en su perspectiva y sobre la vía en la cual está volando el expreso, al salir del túnel, el maquinista ve horrorizado el gran trozo de roca en medio de la vía que impide su paso. Es imposible detener el tren; ya no hay más que algunos centenares de metros de distancia.

Pero todavía más horrorizado ve el maquinista que está penando un hombre para desviar la roca. Ya no queda tiempo. Con una mirada contempla la escena y cierra los ojos agarrado a su máquina Esperando el choque.

Prosigue el tren su vertiginosa marcha y no hay choque. Llega a la estación y pronto saben los pasajeros cuán inminente ha sido su peligro. Se les cuenta que han estado a dos pasos de la muerte; que la línea había sido interceptada por una masa de roca, y que un cantero le había arrojado de la vía un segundo antes del paso del tren; pero que había puesto su vida en lugar de la de los pasajeros, y que en la vía habían quedado los magullados restos de su salvador.

Cristo Jesús también puso su vida para que nosotros, los pecadores pudiéramos ser salvos de una catástrofe segura.

Un vaso más fragil.


Compartir
Compartir
Publicado el 15 abril 2009 en la categoría Vida Cristiana con los tags , , , . Actualmente Hay 1 Comentario.
Síguenos en:
|

     
Algunas de Nuestras Categorías
Estas son las últimas publicaciones de PoderyPaz.com
Acerca de Nosotros
PoderyPaz.com es un portal dedicado a publicar las mejores reflexiones cristianas especialmente para tí. Deseamos que cada día siga creciendo con tu ayuda.